Quinoa, ¿nos aporta algo nuevo?

quinoa

Imagen tomada de Wikimedia Commons. Por: Niedereschbach

Los vegetarianos cada vez la usan más, y se está poniendo de moda entre los deportistas de Fitness compitiendo contra la avena y las lentejas. Se trata de la Quinoa (Chenopodium quinoa).

Según la FAO (Food and Agriculture Organization) la quinoa puede ser utilizada tanto en las dietas comunes como en la alimentación vegetariana, así como para dietas especiales de determinados consumidores como adultos mayores, niños, deportistas de alto rendimiento, diabéticos, celiacos y personas intolerantes a la lactosa.

La pregunta que nos hacemos en Dietaschi.com es: ¿a qué se debe tanta fama? ¿nos aportan algo nuevo estas semillas o pseudocereales de tinte exótico?

 

Quinoa. Breve informe y conclusiones nutricionales

Basándonos en la descripción de algunas páginas web y en la composición nutricional que se expone en Wikipedia, la Quinoa nos parece un alimento excelente. Tiene alto contenido en fibra y proteínas, así como varias vitaminas y almidón (carbohidrato de lenta absorción). Además, la ausencia de carbohidratos de absorción rápida puede convertirlo en un nutriente de gran valor, si se combina adecuadamente en la dieta. Algunas explicaciones sobre esta última afirmación pueden leerse aquí.

No obstante, si se investiga la composición de la lenteja, puede comprobarse que tiene una composición parecida, menor contenido calórico, el doble de proteínas y más vitaminas y minerales.

Es decir, tenemos un alimento mucho más disponible y seguramente más barato que nos aporta todo lo que la quinoa y más, por lo que a nivel nutricional opino que nos aporta poco nuevo. Si acaso un alto valor calórico en comparación con alimentos similares que puede aportar ventajas en algunas personas, en función de sus objetivos y utilizada con precaución.

Sin embargo, animamos a probar la quinoa, por si a nivel culinario nos llevamos una sorpresa positiva, que no nos hemos llevado en lo nutricional.

 

Comparación con otros cereales

Quinoa comparada con otros cereales

 

Esta entrada fue publicada en Dietas personalizadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *